Return to newsletter.

EL FUTBOL CRUSANDO FRONTERAS

El futbol de Benson usa el poder del mundo para cambiar vidas — incluyendo su vida propia

En 1982, Bruce Benson — en ese entonces el Director Técnico de Washington Youth Soccer — se encontró con el futuro gobernador, Booth Gardner en una cancha de futbol en Lakewood.

Treinta años después, el impacto de ese encuentro casual se ha extendido a más de 1,000 futbolistas jóvenes, casi una docena de países y alterado dramáticamente la vida de Benson, su familia, y una futura estrella en la Academia Juvenil de los Sounders.

Pero nos estamos adelantando.

LA TRAYECTORIA

La historia de Benson comienza desde 1968, cuando, como estudiante en Brigham Young University en búsqueda del título de educación física, encontró un balon de futbol a sus pies por primera vez.

“Nunca antes había pateado un balón, pero aprendí el juego y decidí probarme en un equipo de club,” dice Benson. “Me rechazaron dos veces antes de finalmente lograrlo.”

Benson, estaba enganchado, obtuvo su Maestría en Educación Física en BYU, y después se mudo a Washington y comenzó a entrenar equipos juveniles locales, abriendo caminos a través de la escalera de licencia de entrenamiento con sus esfuerzos. Poco después de la adquisición de su licencia “A”, Benson fue nombrado Director Técnico de Washington Youth Soccer en 1980, y se convirtió el instructor de la Región IV. Ese último trabajo llevo a Benson por todo el Oeste, donde condujo cantidades de clínicas y campamentos, y fomento un amor por los viajes.

En 1982, Benson estaba en Lakewood para conducir un campamento y se encontró con Gardner, cuya hija jugaba para un equipo juvenil local. Ella acababa de regresar de la Gothia Cup en Suecia, y Gardner le menciono a Benson la gran experiencia que había sido para el equipo.

El año siguiente, Benson tenía a su equipo vendiendo perros calientes, conduciendo lavados de coches… lo que fuera para recaudar fondos para su propio viaje en el extranjero. El equipo jugó juegos de exposición contra un equipo de Alemania antes de competir en la Gothia Cup de Suecia, un torneo multi-nacional con más de 500 equipos de todo el mundo.

Dos años después, el hijo mayor de Benson le pregunto cuándo iba a poder ir, así que Benson llevo un segundo equipo. Un par de años después, la hija de Benson le hizo la misma pregunta, por lo que un tercer equipo hizo el viaje.

“Tengo cinco hijos, así que puede ver por dónde va esto,” dice Benson.

Los viajes se hicieron muy populares entre los jugadores en la comunidad local de Benson, y entre los que asistían a sus campamentos, que en el año 1990 Benson hizo de esto un evento anual, trabajando en equipo con su esposa, Ginny, para formar Futbol de Benson y llevar un equipo de futbol a Europa cada año desde entonces (excepto el 2010). Mientras que la mayoría de los jugadores procedían de los campamentos y la comunidad local de Benson, algunos se unieron al equipo de lugares lejanos como Maryland y Ohio para tener la oportunidad de participar en una experiencia única.

“Pensamos que habíamos hecho lo suficiente con nuestros propios hijos, debemos seguir haciendolo y darle a más niños las mismas oportunidades,” dijo él.

Mientras que Benson se encargaba del entrenamiento y reclutamiento de los jugadores, normalmente a través de los campamentos o las recomendaciones de los técnicos, el trabajo sucio se le dejo a Ginny — reservar vuelos, obtener pasaportes, hacer los arreglos del alojamiento y comidas, coordinación del equipo, etc.

“Yo solo hice lo divertido,” dijo con una sonrisa. “Ginny hizo la mayoría del trabajo.”

Benson estima que, en casi tres décadas desde aquel primer viaje, Ginny y el — con la ayuda de sus cinco hijos, Jeff, Holly, Brad, Suzy y Hans, al igual que sus amigos Rusty Williams, Scott Davis y John besagno — han llevado a mas de 1,000 futbolistas jóvenes a los torneos en Alemania, Suecia, Tailandia, Rusia, Brasil, Argentina e otros lugares.

LAS AMISTADES

Mientras que el futbol era de primera categoría, Benson dice que fue las interacciones personales fuera del campo, con jugadores y técnicos de otros países, que dejo un recuerdo imborrable a todos los que participaron.

“La mayoría del tiempo íbamos a Suecia, a la Gothia Cup,” dice él. “Fue fácil porque son muy organizados y todos hablan Ingles. La cosa interesante es que los equipos son colocados en una escuela — llevar sacos de dormir y colchones de aire y dormir en un salón de clases, rodeado con equipos de todo el mundo en otros salones de clases. Puede haber niños de 20 diferente países viviendo en su escuela, niños con los cuales se interactuaba cada día, es una buena experiencia.”

Benson siempre se aseguraba que el intercambio cultural fuera una parte central de la visita de sus equipos. Tradicionalmente los equipos de Benson llevaban paquetes para los otros equipos que consistían de balones, tacos, playeras e otro equipo, y animo a sus jugadores a ir de salón en salón en la escuela, para conocer los jugadores de otros países y aprender de sus experiencias.

“Siempre organizábamos fiestas con los otros equipos,” dice él. “Hay un equipo de Uganda que viene cada ano con el que nos reunimos. No tienen mucho equipo bueno, así que les traemos balones y tacos e otras cosas, y ellos hacen danzas y cantos tradicionales.”

“Recibimos correo-electrónicos y cartas todo el tiempo de parte de niños quienes dicen que esa experiencia ha cambiado sus vidas,” continuo. “Y mientras que siempre éramos exitosos en el lado de futbol, es la gente lo que es realmente importante, siempre recuerdan los amigos que hicieron.”

De hecho, muchos de los que viajaron con el Futbol de Benson han sido alterados para siempre por su experiencia. Uno de los jugadores de Benson, después de graduarse, decidió vivir en España. Otros dos que se conocieron en un viaje a Tailandia ahora están casados. Ahora uno de los hijos de Benson trabaja como abogado de inmigración global.

Si la historia se terminaría allí, sería lo suficientemente extraordinario — un hombre, quien no toco un balon hasta llegar al colegio, convertirse en el Director de Técnicos (DOC) a nivel Estatal, y con su esposa, afectando profundamente la vida de más de 1,000 jugadores jóvenes, pero no termina allí.

LA FAMILIA

Hace unos anos, la hija de Benson, Suzy Gillies decidió seguir los pasos de sus padres y organizar un equipo para llevar a Uganda, donde la familia de Benson construyo relaciones con muchos de los directores del futbol juvenil a través de sus experiencias en Suecia. Mientras que estaba allí, fue conmovida por la experiencia de ser voluntaria en un orfanato, y le hizo una promesa a un hombre de la calle que regresaría un día a ayudar a la gente de Uganda, quienes sus necesidades eran muchas.

Para cumplir con ese compromiso, Suzy fundó una organización benéfica llamada Promesa Africana (African Promise), comprando collares de las mujeres de Uganda y vendiéndolas en los EE.UU, después usando las ganancias para apoyar la educación de 16 huérfanos en Uganda.

En uno de sus viajes de regreso a Uganda para comprar más collares, conoció a Joseph, un joven viviendo en el orfanato quien le dejo una larga impresión. En el 2010, Suzy y su esposo adoptaron a Joseph, en ese entonces de 15 anos, y se lo trajo a vivir aquí en Washington.

Benson dice que la familia conocía muy poco del pasado de Joseph, solo que no tenía familia y hogar, sin embargo un espíritu increíble. No tardarían en descubrir una cosa que tenía en abundancia — habilidades de futbol.

Con tan solo unos meses desde su llegada en los EE.UU en Agosto del 2010, Joseph no solo jugaba futbol, iba creciendo en el rango del programa de Desarrollo al Jugador Elite de Washington Youth Soccer, y protagonizando para la Academia de los Seattle Sounders. En Febrero del 2011 — en menos de seis meses de ser retirado de jugar en campos de tierra sin zapatos — fue Joseph quien anoto el gol de la Victoria para la final de la Región IV ODP Championship de los niños del 1995 en Washington.

Los Benson’s también aprendieron que Joseph si tenía familia — hermanos y hermanas de los cuales fue separado desde pequeño, cada uno puesto en un orfanato diferente a través de Uganda. De hecho, uno de los hermanos mayores de Joseph, juega para el Equipo Nacional de Uganda — y quizás en uno de los giro de historia más increíble, el recuerda haber conocido a Benson años atrás en Suecia, en una previa Gothia Cup, mucho antes que Joseph llegara a la vida de la familia.

Para Benson, TODO ha sido una conmovedora experiencia.

“Me siento muy afortunado de haber tenido la oportunidad de ser un ciudadano del mundo,” dijo él. “En los últimos años hemos desarrollado un lema, ‘El mundo es nuestro campo.’ Hemos conocido personas maravillosas por todo el mundo, y hecho tantos amigos. A donde quiera que queramos ir — Tailandia, Alemania, Uganda — tenemos amigos que podemos llamar quienes nos darán la bienvenida, eso es de lo que realmente se trata.”

EL FUTURO

Ambos Bruce y Ginny están envejeciendo, y sus hijos han crecido. Por solo la segunda vez desde 1990, el Futbol de Benson no está pensando en llevar un equipo al extranjero en el 2012. Benson dice que quizás un colega pueda recoger el manto y continuar la tradición, pero por lo demás, lo más probable es que han tomado su último viaje — es decir, hasta que sus nietos tengan la edad suficiente para viajar.

“Tenemos 20 nietos, así que es lo único que nos mantiene, hacerlo otra vez por ellos,” dice él. “No tomara mucho para prender el fuego otra vez.”

Este ano, Benson recibió un regalo de Navidad de una familia en Alemania quien él conoció en uno de sus primeros viajes en 1985, con una invitación de regresar cuando quisiera. Recientemente, una mujer con sus hijos se le acerco en un estacionamiento de un supermercado en Federal Way — “Técnico Benson!” exclamo. Ella no había visto a su antiguo técnico desde que era un adolescente, pero inmediatamente recordó las experiencias que le había dado y como había formado su vida.

Su hija regresara a Uganda para pronto continuar sus obras de caridad, por supuesto, la creciente reputación de Joseph en la Academia de los Seattle Sounders y el equipo de EPD de Washington Youth Soccer es un recordatorio constante del impacto que Benson ha tenido alrededor del mundo, y el poder que el futbol tiene en conectar culturas diferentes.

“En realidad es parte de la estructura de nuestra familia,” dice él.

Para aprender más sobre cómo puede apoyar la gente de Uganda, visite http://africanpromise.giving.officelive.com/AfricanPromiseBeads.aspx.

Washington Youth Soccer

Washington Youth Soccer • 500 S. 336th St. Suite 100 • Federal Way, WA 98003
1-877-424-4318 (Toll Free) • (253) 4-SOCCER (476-2237)

PlayOn! is published by Varsity Communications, Inc.
12510 33rd Ave NE, Suite 300 Seattle WA 98125 206-367-2420
For advertising information, please email Brandon Mohr at Varsity Communications, Inc.

Top | Washington Youth Soccer Homepage